La detención como último recurso para adolescentes in Guerrero

“Ahora tenemos medidas concretas que son más transparentes”, dijo Elizabeth, la psicóloga del centro especializado para adolescentes en el estado de Guerrero. Justicia Juvenil Internacional (JJI) finalizó nuestra primera capacitación sobre la implementación de nuestro Instrumento de Evaluación de Riesgo de prisión preventiva en Guerrero el noviembre pasado, siendo el primer estado en implementar completamente el Modelo nacional de evaluación de riesgos adoptado el año pasado.

Con la aprobación de la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes en 2016, los estados mexicanos buscan reducir el uso de la detención, incluso exigiendo una evaluación de riesgo de prisión preventiva. JJI diseñó la herramienta como un conjunto de cuestionarios que analizan el riesgo de los adolescentes de no aparecer en una audiencia. Más específicamente, la herramienta no solo evalúa el riesgo de no aparecer en una audiencia, sino que también determina el riesgo para la víctima del delito cometido por el adolescente y el riesgo de obstrucción. ¿Por qué la implementación de una Evaluación de Riesgos es un logro para JJI y el Estado de Guerrero? Ofrece a los jueces una guía clara para determinar si se debe sancionar a un adolescente a prisión preventiva o libertad previa al juicio y minimiza el riesgo de que den decisiones arbitrarias o discriminatorias. También significa que a los adolescentes en conflicto con la ley se les ofrece una alternativa a la detención y la posibilidad de reintegrarse en la sociedad sin importar su origen.

Elizabeth, una psicóloga en la ciudad de Chilpancingo, ya está viendo de primera mano los beneficios de la Evaluación de Riesgos. Ella elogió la transparencia de la herramienta y contó cómo la usó para abogar por un adolescente que espera su sentencia. Todavía no ha recibido su diploma de escuela secundaria, y Elizabeth usó la Evaluación de Riesgos para demostrar que su cliente no era un riesgo de fuga porque estaba dedicado a terminar su educación. El juez dictó una sentencia de libertad previa al juicio porque, gracias a la Evaluación de Riesgos, pudo tener en cuenta que era mejor para el adolescente dedicar tiempo a sus esfuerzos académicos.

Para que la Evaluación de Riesgos tenga éxito, es crucial que el Estado respalde la herramienta y abogue por su uso. Azucena Pineda Guillermo, la Juez de Control y Enjuiciamiento Especializada en Justicia para Adolescentes en Guerrero, mencionó la importancia de la creación de una Autoridad Administrativa que apoyará la ley de 2016 y alentará el uso de la herramienta de Evaluación de Riesgos. Además, Elizabeth enfatizó la importancia de que el centro de detención haga que la participación en la capacitación de evaluación sea obligatoria, ya que el personal clave terminó la capacitación a principios de este mes. Mencionó que el compromiso de completar la capacitación fue crucial para preparar al personal clave para entender y utilizar la Evaluación de Riesgos correctamente y eficazmente. Ahora que se ha implementado oficialmente, JJI espera supervisar cualquier desarrollo y mantenerse informado de cómo el Estado aborda y supera cualquier obstáculo que pueda ser un obstáculo para su ejecución.

Aunque hay desafíos, tanto Azucena como Elizabeth son optimistas sobre los cambios sistémicos que la Evaluación de Riesgos traerá en Guerrero. Ambos lo consideran como una herramienta sustancial e indispensable para evaluar los riesgos de procedimiento. Igualmente importante, para los adolescentes y sus familias, ofrecerá esperanza durante un tiempo difícil. JJI espera escuchar más historias de éxito similares a las de la adolescente que Elizabeth ayudó a medida que continuamos impulsando reformas dentro del sistema de justicia para adolescentes.

Deja un comentario